¿Qué nos pasa a los hombres?

por

Perdón , en primer lugar, por los dos meses que se ha pasado esta página sin el boletín parroquial. No tengo excusa suficientemente válida.

Hermanos, vamos llegando al final de este curso 2011-12 y hemos vivido momentos verdaderamente increíbles, gracias al Dueño de la Mies, que nos lo da todo gratuitamente sin merecernoslo. Y se acercan todavía acontecimientos de gran calibre, puesto que llega el Solemne día de Corpus, la consagración el día del Corazón de Jesús, las Confirmaciones de más de 200 colonos, las Ordenaciones sacerdotales y la primera Misa de Carlos en la Parroquia (casi nada).

Recien superado el aluvión de primeras Comuniones, bautizos y bodas, me hago una pregunta tras constatar la realidad actual:¿qué nos pasa a los hombres con la fe?Algo que la mayoría de las mujeres que conozco en esta tierra, viven sin ningún tipo de respeto humano, es mucho más raro constatarlo en un hombre.

Se propone confesar a los padres de los niños de Comunión para que ese día vivan con sus hijos la experiencia de comer a Dios.¡Pleno al quince de mujeres! En alguna ocasión, he llegado a bromear con ellas diciéndoles “¿todas sois madres solteras?”. Siempre está la excepción, pero es rara, os lo aseguro.

Hay que acudir a misa cada Domingo(porque es un Mandamiento, no porque lo diga yo) y no hay nada más que echar un vistazo en conjunto. Mayoría aplastante de señoras. Dato que, si lo trasladamos  a las aldeas, es mucho más patente.

Hay que contestar en un Bautismo a las preguntas sobre el deseo de que el niño sea hecho cristiano. Respuesta de madre y madrina, asegurada. En alguna ocasión he tenido que volver a preguntar al padre si él también quería que su hijo fuera bautizado o era sólo deseo de su mujer.

Llega el momento de ponerse de rodillas en misa. “Eso las mujeres, nos vayan a llamar…si nos ven los colegas o los vecinos”

Hay que acompañar al niño a Misa o a catequesis o enseñarle a rezar. Las madres se encargan; no hay ni que insistirles. Y es que hay un roll asumido en nuestros pueblos, de que las cosas de Dios son cosas de mujeres. ¿Y la salvación, el Cielo, el aliento, el consuelo, la felicidad, el perdón o la caridad? Sólo para las mujeres también, ¿verdad?

Igualdad entre hombres y mujeres sí, menos en esto, parece ser que nos está diciendo una mayoría de los hombres que viven a nuestro alrededor. Pero esto no es nuevo; remitámonos a la Sagrada Escritura: al pie de la Cruz un hombre y tres mujeres. Las primeras en acudir al sepulcro para acabar de embalsamar a su Señor, las mujeres; por lo tanto, las primeras en verlo, ellas. Y cuando van corriendo a anunciarlo a los apóstoles, lo único que se les ocurre decir es que la Magdalena está ebria.

¿Qué nos pasa a los hombres con la fe?. Es cierto que la misma sensibilidad de la mujer está mucho más a flor de piel y ello influye a la hora de encontrar antes a Dios y seguirlo, pero eso no está puesto en la Biblia que sea imprescindible para salvarse. Lo necesario es buscar a Dios y, cuando se le encuentra, seguirlo con todas las fuerzas cumpliendo los mandamientos y ejerciendo la Caridad; pidiendo perdón por nuestros pecados en la Confesión o la unción en el lecho de la enfermedad. De ello es de lo que vamos a rendir cuentas en el Juicio ante el Señor de Cielo y Tierra. Y para ello, todos tenemos las mismas posibilidades. “Todos y todas” estamos llamados a seguir al Maestro en lo más profundo de nuestra intimidad y en la vida pública.

No olvidemos nunca las palabras de Cristo que nos prevenían de este peligro:”aquel que se avergüence de mí delante de los hombres, yo me avergonzaré de él delante de mi Padre” ¿de verdad queremos que esto nos acontezca?

No quiero con este artículo que se pudieran sentir alarmados los hombres que viven su fe con arrojo y sin ningún tipo de cobardía. Al contrario, animarlos a que sigan por ese camino, luchando evidentemente contra todo lo que nos aparta de Dios y manifestando que Jesucristo ha venido a llamar a todos. Pero no estaría de más que también observemos la conducta de las mujeres cristianas, que nos enseñará mucho para seguir avanzando por el camino que Cristo nos marca.

Un fuerte abrazo de vuestro cura.

 

, , , , ,

  1. #1 publicado por Tu nombreRUBEN DZUL 7/Jun/2012 02:07

    Hermanos:
    Me sentia nostalgico porque no recibia sus boletines y dije, me habre portado mal y mis hermanos ya no me quieren ayudar a mi conversion tambien que iba en caminar por esta nueva experiencia, les pido disculpa por el mal pensamiento que tube.
    Dios los vndiga y continuen como siempre gracias

  2. #2 publicado por Alfonso 3/Ago/2012 17:40

    Pido a San José pòr una hermana mía con alzeimer. Que mi familia de Madrid se convierta.
    Que pierda la grasa del abdomen, que, me quita agilidad.Very oir bien.
    Que recen por nosotrs

(No será publicado)