Vigilia de oración por el Papa

por

La noche del martes, los catequistas de la Colonia se reunieron en la Parroquia para ofrecer una Hora Santa ante el Señor expuesto, por el actual Papa Benedicto XVI a raíz de su decisión de renunciar a la Sede de San Pedro. Aprovechamos la ocasión también para pedirle al Santísimo que nos envíe un Papa al menos tan bueno como el que se marcha.la foto3 la foto2 la foto

Hoy daba públicamente las gracias por todas las muestras de cariño, apoyo y oración (casi física, ha dicho) que está recibiendo por parte de todos los que nos sentimos católicos y todas aquellas instituciones que saben valorar a los hombres que buscan el bien y la verdad (musulmanes, judíos, anglicanos, protestantes, altos mandatarios…). Pero en este punto, aunque sabemos que el Papa no llegará a leer estas líneas, somos nosotros los que queremos decirle: ¡GRACIAS, SANTO PADRE! Gracias por haber aceptado cargar el peso de la Cruz del Papado a los 76 años, cuando cualquier cristiano de calle ya está jubilado y disfrutando de la vida, gracias por limpiar la iglesia de delincuentes pederastas, gracias por su amabilidad, por demostrarnos que Cristo está tan cerca que lo hemos podido ver transparentado a través de su mirada de padre bueno, gracias por haber querido tanto a España y haber venido a fortalecer nuestra fe hasta en tres ocasiones( las mismas que a Alemania, su tierra natal)

Un día leía unas palabras de un amigo que decían que la Iglesia es una fábrica de santos, y ¡qué razón tenía!. Sólo en la iglesia se forjan hombres de la talla de usted. Esto es lo que nos hace conservar la esperanza de poderlo ser algún día también nosotros. Sólo con la ayuda de los sacramentos que la Iglesia custodia y administra podemos llegar a ser mejores: solos no podemos.

Gracias por su valentía y humildad. Ojalá muchos de los “grandes de este mundo” vuelvan su mirada a Roma y vean un ejemplo a seguir en su persona, grande a los ojos de Dios. “Aquel que se humille será enaltecido, pero aquel que se enaltezca será humillado”.

Anoche rezamos por usted. Anoche lloramos de pena. Anoche tuvimos el gran ejemplo del hombre anciano y enfermo que ha tomado una decisión grave habiendo consultado y rezado mucho al Dueño de la mies. Con eso nos basta, Santidad.

No nos vio, pero seguro nos sintió. Los cristianos no le vamos a olvidar. No podemos. Queremos seguir fortaleciéndole en estos momentos tan duros para usted en los que estará escuchando toda clase de patrañas y especulaciones absurdas. Usted y nosotros sabemos que la luz no se enciende para esconderla bajo la cama. Usted ha sido un faro luminoso para la historia de la cristiandad. Y ,mientras, a este puñado de católicos, tan distantes de usted en kilómetros  pero tan cerca en sentimientos, los tendrá rezando cada día por su persona, porque le debemos mucho. Porque le queremos más.

¡GRACIAS SANTO PADRE!

, , ,

  1. #1 publicado por Uchi 16/Feb/2013 16:43

    Me uno a ustedes para agradecer el don que ha sido y es El Santo Padre el Papa Benedicto XVI para nuestra Iglesia.
    Sois únicos que Comunidad Parroquial tan viva. Un saludo mi oración y cariño siempre.

(No será publicado)