Testimonio de Javier Rodríguez Durán sobre el retiro en San Calixto

por

No se me había pasado por la cabeza hacer esto, ni tengo idea de cómo empezar a escribir unas líneas. Un HERMANO me dijo una mañana sin yo esperarlo: Quillo, ¿Por qué no te preparas algo? Y le digo: ¿Cómo?

Que escribas algo sobre el retiro; como fue, cuantos fuimos, que hicimos, y lo más importante TU EXPERIENCIA PERSONAL.Y eso fue lo que me hizo darle vueltas a la cabeza, (TU EXPERIENCIA PERSONAL) y decidir escribir algo.

No sé ni por donde voy a empezar, así que voy a empezar como cualquier historia o relato, por el principio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEste año hemos empezado a reunirnos los HERMANOS del STMO. CRISTO DE LA SANGRE antes de lo habitual para preparar cosas para Semana Santa, el primer día que nos reunimos, el HERMANO MAYOR dio un pequeño discurso de los que siempre sale llorisqueando, pero ahí estábamos todos para apoyarle y quitarle peso de encima, uno se encargó de la lotería, nos repartimos entre todos algunos recibos para que no fuese siempre el mismo que tuviera que ir a cobrarlos, en fin ayudarnos como HERMANOS.

Y llegaron aquellas palabras:” la Hermandad vamos a organizar un fin de semana de retiro en San Calixto.”, no me lo pensé 2 veces y me apunté con mi pareja.

A partir de ese momento todo eran preguntas sin respuestas y más preguntas sin respuestas, ¿Qué haremos allí?, ¿Será aquello como la gente dice?, ¿Estaremos siempre rezando?…en fin muchísimas más que no entrarían en estas líneas, pero bueno pensándolo bien, a mí me sobraban las respuestas, yo lo que quería es echar un fin de semana en San Calixto de retiro en familia con MI HERMANDAD.

Y ese día tan esperado por fin llegó…y seguían surgiendo las preguntas y a mi pareja igualmente, al principio íbamos con un poco de miedo y otro HERMANO me lo dijo también, creo que muchos íbamos con miedo.

Todo estaba preparado o casi todo para salir, fuimos a por las antorchas para salir en Vía Crucis, farolillos…cervecitas para el Domingo… los coches hasta la bola, parecía que íbamos para una semana.

Íbamos jóvenes de la HERMANDAD, que es lo bonito unión de juventud, y también HERMANOS adultos ya con más experiencia, en definitiva la edad no importaba sino el momento que íbamos a pasar allí, íbamos; Víctor(tifor), Sergio(checho), Jose María(primi), Jesús(bíter), Fernando Pistón, Omai, Lourdes(novia bíter),Inma Caraballo(la del coviran), Mari valle(pavera), Rocío(chari), Javi carrolo, Jesuri, Marina y su bebé(hermana Fernando Pistón) María José González(la de la luz), Mari Carmen Caraballo, Loli Gómez, Machuli y María, Miguel y Rosa, Miguel y Gloria, Antonio Luis y Rosa, Norberto y Luna, Manolo(hermano Norberto), Fernando y Juanita, Salu, y yo claro, sino no podría escribir mi experiencia, 31 en total.

Por el camino seguían las preguntas sin respuestas, mirábamos el paisaje que era precioso, las montañas, los árboles, el sol que se estaba escondiendo y dejaba un atardecer muy bonito, curvas y más curvas, parecía que nunca llegábamos, y un fresquito que entraba por la ventana del coche, que decíamos veras esta noche el frío que vamos a pasar…

Al llegar un camino de eucaliptos a un lado y otro, la iglesia que se veía de lejos, un arco, una calle toda llena de casitas donde ponía arriba de la puerta AVE MARIA, dejamos el coche, cogimos el equipaje, estábamos totalmente incomunicados, el móvil no valía y no podíamos avisar de que habíamos llegado, pero era lo de menos, y entramos en un patio con una estatua del CORAZÓN DE JESÚS .

El HERMANO MAYOR designo las habitaciones, todos fuimos a soltar el equipaje, bajamos rápido porque nos esperaba Don Justo, el cura de Hornachuelos que vivía allí en San Calixto.

Entramos en una pequeña capilla, de tantos que íbamos la llenamos, todos los bancos llenos, nos dio la Bienvenida a todos y empezó a darnos una charla muy buena para empezar este retiro que acabaría siendo tan especial para mí. A simple vista se apreciaba que era un sacerdote muy apañado y le gustaba las bromillas…nos contó un poco su vida, algunas historias, y estaba sorprendido de ver a tantos jóvenes de una Hermandad juntos haciendo este retiro.

Después de un ratito con él, se tenía que ir a dar misa a Hornachuelos, fuimos a tomarnos un cafelito, o cola cao, o zumito de todo lo que había a cada uno lo que le apetecía, unos dulcecitos que llevamos y un ratito para intercambiar las primeras sensaciones.

De nuevo para la capilla, donde empezamos las charlas que algunos llevaban preparadas, empezó hablando un poco Machuli y le dio paso a Mari Carmen Caraballo, ella traía prepara algo sobre el concepto de hermano y hermandad, cortito pero muy bonito lo que había escrito.

Siguió con otra Antonio Luis, hablando de todo un poco desde su punto de vista, el regreso del hijo prodigo, la confesión, y algo más que no me acuerdo.

De todo esto que hablamos, decidieron de hacer unos grupos para sacar conclusiones, me tocó un grupo mezclado entre jóvenes y adultos, estábamos Gloria, Miguel, Marina, Mari Carmen Caraballo, Inma, Primi, Bíter, y yo. Decidieron un portavoz para hablar delante de todos, y mira por donde Dios quizo que yo fuese el que hablara allí un poquito. Nunca había hablado delante de tanta gente de MI HERMANDAD, pero creo que ÉL me ayudo a estar tranquilo y decir lo que habíamos escrito entre todos y darle gracias por muchas cosas.

Qué casualidad que en el otro grupo que estaba mi novia, le tocó a ella hablar también, todo empezaba a ser especial desde aquellos momentos.

Acabadas las charlas, fuimos un momento a las habitaciones y bajamos para cenar. La mesa puesta, todo perfecto, nos sentamos más o menos en grupito de amigos y empezaron las risas y un poco de cachondeo, todos muy cómodos allí, Don Justo bendecía la mesa y a comer.

Después de la cena, llegó uno de los muchos momentos bonitos vividos allí, hicimos un Vía Crucis, con un Cristo pequeño  que había en una sala de conferencias, en ningún momento me despegue de ÉL, salimos a aquella calle estrechita, todas las antorchas encendidas, los farolillos, todo el grupo abrigado porque hacía frío, empezamos a andar por allí y leyendo el Vía Crucis, todo tan oscuro y las antorchas iluminando aquel cuerpo desnudo y frío del SEÑOR, nosotros rezando con ÉL tomando en alto, muy especial para mí, porque pensaba muchas cosas y desde dentro te emocionabas. Algunos se iban cambiando para cogerlos pero no sé porque ÉL no me deja despegarme de su lado, estaba tan cómodo llevándolo que seguía ahí, un paseo muy bonito.

Al finalizar, todos nos sentamos dentro de la sala de conferencias, le tocaba el turno al HERMANO MAYOR, preparamos los pañuelos porque se sabía lo que podía pasar. Estaba de un estado anímico un poco bajo, como ya nos dijo en las reuniones anteriores, se preparó una charla muy íntima, que nos llegaría dentro del corazón, unos pequeños videos con música, que hacían que las lagrimas se salieran solas, viendo el rostro del SEÑOR sangrando, todo su cuerpo lleno de heridas…lo que pudo hacer una persona por sus hijos, por todos nosotros, lo que ÉL nos quiere…en fin como ya he dicho, una charla íntima del HERMANO MAYOR para sus HERMANOS, los que estamos ahí para ayudarle en cada momento que nos necesita, para lo bueno y en ocasiones para lo malo, para meter el hombro debajo de su CRUZ que es como la de todos, y ayudarle a que no caiga en ningún momento, porque en esta HERMANDAD, tenemos un buen corazón para ayudarnos todos y a todos.

Después de todo esto tan bonito y especial, llegaron las risas y el ambiente seguía siendo estupendo, cafelito por aquí, dulcecitos por allí, botellita para calentarnos, y la guitarra para preparar unos cantos para el día siguiente la misa.

Marina la voz cantante, todos le seguíamos y Javi a la guitarra, canciones preciosas que siguen llenando el corazón de alegría, como el SEÑOR quiere.

Nos fuimos dispersando para las habitaciones a dormir, y empezaron las bromitas, quien sino, Machuli haciendo de las suyas, todo apagado y él con una sabana tirado por lo alto y un farolillo encendido para ahuyentar espíritus, puerta por puerta llamando y nosotros detrás, partiéndonos de la risa.

Y a la cama, después de una ducha, y es cuando ahí solo en la cama empiezas a pensar en todo, lo bien que lo estamos pasando, como dormiremos, mi chica como dormirá, y un ratito íntimo con el SEÑOR para darle gracias por todo y rezarle un poquito.

A la mañana siguiente, empezó Miguel muy pronto a aporrear las puertas de las habitaciones para que nos levantásemos, habíamos dormido la mayoría bien, o eso me imagino yo, algunos con frio no durmieron, otros por otras cosas. Ese era el tema de conversación en el desayuno. Tostaditas con café y a prepararnos para misa. Antes fuimos a rezar los laudes, yo eso nunca lo había rezando, todos juntos rezarle en la capilla al SEÑOR vivo dentro del sagrario.

Nos abrigamos para misa, y nos fuimos para la Iglesia, yo iba con la inquietud de poder ver a las HERMANITAS DESCALZAS, que ya lo habíamos comentado el día anterior. La Iglesia era preciosa, unas imágenes muy bonitas, muy grande. Me impactó las rejas que tenían las monjas, parecía una cárcel aquello, unos pinchos que apenas te dejaban acercarte a mirar para dentro, entre lo oscuro, los pinchos y el frío que salía de dentro…pensándolo, daba pena en el sentido de verlas así.

Empezó la misa y todos cantando como habíamos preparado la noche anterior, pero cuando durante la misa empezaron ellas a cantar, solo se les veía la sombra, allí arriba detrás de sus rejas. Cantaban con los ángeles, que voces tan entregadas y con qué dulzura cantaban, aquello pone los pelos de punta hasta quien no tiene.

Al terminar la misa nos fuimos cada uno para donde quisimos porque teníamos un ratito libre por así decirlo.

Omai y yo cogimos y fuimos a ver un poco el entorno porque el día anterior como era de noche no se veía nada. Ella tenía ganas de poder hablar con las monjas y nos dijo Rosa la mujer de Miguel, que podíamos acercarnos al torno que tienen y hablabas con ellas. Encontramos aquello porque ponía “artesanía “, yo al principio no me atrevía entrar porque me daba respeto, valla que nos dijeran algo. Volvimos donde estaban todos, pero nos cruzamos con Don Justo y le volvimos a preguntar que si podíamos entrar allí y hablar con ellas, nos dijo que sí; vosotros tiráis de una cadena que hay y ellas te hablan pero no las podéis ver. Nos acercamos otra vez, tenían una cristalera muy grande con cosas que ellas hacían, desde figuritas hasta ropita para bebés.  Había un pequeño cuarto con unos bancos, un torno y una cadena, Omai le tiró y yo estaba cagao. Apenas pasaron segundos cuando se escuchó una voz, era una de las monjas, le contestamos a lo que nos dijo; hablamos un ratito con ella, todo lo que salía de su boca era alegría, una voz alegre y daba la sensación de que era joven. Le dijimos que éramos unos jóvenes de Fuente Palmera que habíamos venido al retiro, nos dijo que le estaban pidiendo al SEÑOR por todo el grupo para que saliese todo bien y llenase nuestro corazón de paz y alegría. Nos dijo también que después íbamos a poder hablar todos con ellas para poder verlas e intercambiar unas palabras todo el grupo, nos fuimos muy contentos de allí porque después íbamos a poder verlas.

Seguimos paseando por allí y nos metimos para dentro que había otra charla prevista.

Estaba vez le tocaba el turno a nuestro HERMANO Bíter, sabía que tenía algo preparado para la ocasión. Nos puso un vídeo del Papa Francisco cuando fue la Jornada Mundial de los Jóvenes, un vídeo interesante para los jóvenes y para todos los cristianos, porque habla sobre todo lo referente a la Iglesia y lo más importante sobre JESUCRISTO. Debatimos sobre aquel vídeo un poco y continuamos como otra charla, esta vez fue Juanita la madre de Fernando Pistón. Ella quería que fuese en la capilla.

Una vez dentro empezó a hablar, sobre la CARIDAD una de las cosas más bonitas que DIOS hace con todos sus hijos, es darle todo el AMOR que nos da y quiere que nosotros lo demos como ÉL lo hace. Amar es una palabra muy bonita y a la vez tan grande porque sin AMOR no se puede vivir. Tienes que amarlo a ÉL porque ya lo hace por ti; amarte tú porque sino tú no puedes amar a nadie, si una persona no se quiere a sí mismo no puede querer a nadie. Ya lo dejó escrito, AMARÁS AL PROJIMO COMO A TI MISMO. En definitiva, una charla que llega a los corazones de todos aquellos que la pudieron escuchar.

Llegó la comida, todos junto a Don Justo nos pusimos a comer.

Después de comer nos fuimos otros grupos diferentes a los del día anterior a dar un paseo por fuera para intercambiar sensaciones sobre cómo había sido este fin de semana de retiro tan especial para la HERMANDAD; el paisaje precioso, aire puro y libre de contaminación, montañas a un lado y otro, el sonido de los pájaros, una tranquilidad que no se puede conseguir todos los días.

Nos volvimos porque teníamos que ir a hablar un ratito con las monjas, de nuevo podía poder escucharlas pero esta vez incluso verlas, aquello era una cosa bonita pero a la vez iba a ser muy sentimental para mí personalmente.

Entramos todos en una sala que era el locutorio para poder verlas y hablar con ellas, no tenía más de 12 metro cuadrados, una mesa camilla, un mueble y otra reja con pinchos donde detrás estarían ellas. Estábamos como sardinas en lata, los 31 allí metidos, nerviosos por aquel encuentro. Abrió una ventana y allí apareció ella, sorprendida por tantas personas que habíamos, pero a la vez le salía una voz tan feliz que alegraba nuestras caras, en la oscuridad de la sala donde estaban se podía apreciar las demás que había detrás, pero solo se veía el bulto, apenas se les veía la cara. Solo las iluminaba la luz de nuestra sala. Desde dentro salía mucho frío, más que fuera en la calle. Le preguntamos cosas; que hacen durante el día, en qué consistía su clausura y algunas más. Hablaban que ellas lo único que estaban es muy felices por estar entregadas a DIOS, porque ÉL las ha llamado para llenarles un vacío en el corazón que tenemos todos y que ellas se lo llena JESUCRISTO, con su clausura, sus rezos hacia todas las personas y todo lo que hacen dentro. Nos contaron su día a día, están mucho rezando, hacen dulces, ropita…todo lo que se podía ver desde el escaparate que tenían fuera y sobre todo rezar por todos nosotros, por todos los hijos de DIOS. Nos dijo como dormían, a mí me llegó al corazón y me dio mucho sentimiento.  Le dijimos que cantaban muy bien y ellas también dijeron que les gustó mucho como habíamos cantado en la misa. Quisimos que nos cantaran un poquito y ellas encantadas. Nos cantaron una canción dedicada al SEÑOR, con esa voz que tienen tan entregada a ÉL, que a mí me dio muchísimo sentimiento y se me escaparon unas lagrimillas. Por todo lo que nos habían contado y es que no tengo palabras para poder expresarlo, porque tenemos el corazón tan frágil cuando el SEÑOR nos lo toca que hace que seamos sus marionetas y nos lleva por el camino deseado, para mi personalmente fue como si estuviésemos hablando con ÉL cara a cara, esas canciones tan bonitas igual que la que le cantamos a ellas, estaba en una nube que no podía ni quería bajarme por momentos. Estando allí con mi pareja compartiendo esos momentos, con todos mis HERMANOS y acordándote de tantas y tantas y tantas cosas que se me pasaron por la cabeza en aquel momento que no puedes resistir ni aguantar las lágrimas.

Fue para mí el mejor momento de todos, porque allí fue donde estaba hablando con JESUCRISTO, allí delante de ellas, intercambiando palabras y llenándome el corazón de paz, alegría, amor como a ellas se lo ha llenado, todo lo que habíamos escuchado en las charlas se iba agrupando en nuestros corazón para volver con más fuerza y ganas de seguir amándolo y dando amor.

No tengo palabras para expresar todo lo vivido allí, pero bueno me he enrollado un poco y al final ha salido algo, animar a toda persona que no haya podido hacer este retiro, de que su vida personal le cambiará mucho en cuanto lo haga.

  1. #1 publicado por Juani Reyes 10/Dic/2013 19:46

    Javi ,un testimonio muy autentico,describes cada momento tal y como ocurió y tal cual lo viviste tú, y te puedo asegurar, que yo tambien lo vivi así.
    Yo he estado otras veces allí,aunque esta vez ha sido especial por haberlo vivido con parte de mi familia ,pero siempre descubres la PAZ que da ese lugar.No tenemos que hacernos muchas preguntas de porque ocurre esto,la respuesta es tan simple como que “allí està DIOS entre nosotros”, y lo vemos porque ponemos nuestros oidos,ojos, mente y corazón en ÉL.
    Nos vaciamos de nosotros y dejamos entrar a DIOS
    Os admiro sinceramente, a Omai y a ti,sois ejemplo de conversión, algo que pasa cuando vas conociendo a CRISTO, y te vas “enamorando” cada vez más de ÉL
    No dejeis este camino,y contagiad a otros con la ALEGRIA ,que sólo viene de la FÉ.
    Un fuerte abrazo!!!

(No será publicado)